Piazzola

&autoplay=1

sábado, 3 de octubre de 2009

MEMORIA HISTÓRICA


Este bello cuadro de Cesc Ginesta, donde una paloma blanca llora gotas de sangre ilustra de forma muy emotiva y con gran fuerza plástica el recuerdo de unos hechos, una guerra civil que marcó a nuestros padres y nos marcó a nosotros.

Alguien ha dicho que no se han de abrir heridas, que lo pasado, pasado está, que siempre ha habido guerras y que en las guerras ya se sabe, siempre hay dolor, siempre hay injusticias.Otros han esgrimido que el PSOE apoya todo el movimiento de recuperar restos para echar tierra siempre al lado Nacional pero no a los republicanos. Yo estoy siempre por la Verdad. Sea en un sentido como en otro.

Imaginaros que estais por la noche en casa , que una patrulla revienta vuestra puerta,que coge a tu padre y a tu hermano mayor, que se los llevan al bosque y no llegas a saber nunca nada más de ellos. Imagínate que tu madre se ha sacado una carrera, que ha ejercido de maestra y de repente le sustraen el título y le impiden ejercer porque ese título es republicano, que no existe. Se queda sin título y sin trabajo. Imagínate que estás hablando catalán con tu hermana y te detienen y te dicen que jamás puedes usar tu idioma, el idioma en que siempre te has comunicado en tu família y en tu pueblo.

Imagínate .........no sé, yo no viví esos sucesos traumáticos pero sí he oido siempre todas esas historias de dolor y frustración y no puedo dejar de ponerme en el lugar de los descendientes y clamar por SABER DÓNDE CÓMO Y CUANDO Y POR QUÉ....es muy importante reparar un mínimo...al menos ese mínimo para que se sepa algo de verdad.

No nos damos cuenta de las cosas importantes hasta que no nos toca pasar por ellas. Nadie se plantea como algo prioritario que cambien los accesos a silla de ruedas en las calles hasta que tienes que llevar a tu padre en silla de ruedas,¿ no creeis?. En realidad somos un poco egoistas: para qué remover restos si eso consume presupuesto nuestro....pero y si nos ponemos en la piel de los otros por un momento .

¿Qué pensais de esto? ¿ Teneis historias que contarme?

38 comentarios:

Woody dijo...

Bufffffffffff
Tendriamos que abrir un foro amiga. Es un tema al que le tengo mucho respeto (hacia las dos partes), y yo que no tengo ningun caso personal, no me atreveria a juzgar por los demas. Que cada uno, logicamente, opine segun su conciencia, aunque mas bien creo que opinaran segun sus vivencias.
Respetables ambas, por supuesto.

Por cierto....dos canciones preciosas, aunque por la edad y el simbolismo me quede con la de Lluis.

Un abrazo

Antonia dijo...

Woody, qué encantador y mágico es esto de internet, acabo de publicarlo y tú estás ahí, al otro lado ya sintiendo también el tema, pensando en tus propias vivencias sobre lo que he escrito y oyendo mis canciones....¡me chifla que ocurra esto!
Yo también tengo respeto por la otra parte, voy a decirlo, la de los nacionales, ya que para muchos de ellos la historia también fue cruel. No podemos negar tampoco los crímenes que se cometieron sobre ellos, muchos de los cuales no era voluntariamente que se vieron involucrados en el bando Nacional, y aunque lo fueran, una violación de los derechos en cualquier parte es abominable.
Besos, Woody!!

Adoyma dijo...

Libertad es solo una palabra, pero que palabra mas LIBRE.
Mi querida Tonia, soy muy ecuanime con los dos bandos, deseo que cada uno de ellos recuperemos a los nuestros.
Conozco muy de cerca el caso, en carne de mis mayores y por desapariciones de los dos bandos, cuando esas dos desapariciones son de la misma familia ya que eran hermanos, y para más ironia desaparecieron el mismo día, uno con 17 el otro con 18 años.
Todos aquellos que "andamos" en la recuperación de la Memoria Historica nos encontramos con tragedias diarias que inundan la memoria de los que la vivieron en propias carnes; TODOS, ABSOLUTAMENTE TODOS, tienen el derecho a recuperar sus victimas, aunque es muy dificil conocer el como y el cuando, pero no el porque...en la mayoria de las veces la politica contaba poco, era el egoismo, la envidia, e incluso el miedo lo que los movio a matarlos.
Os invito a todos a que veais el pueblo de Belchite, porque alli se mastica el terror, se oyen los gritos del silencio, y la palabra LIBERTAD esta impregnada en cada una de sus casas. Mirar Belchiote, pero no como el ejemplo "patriotico" que el dictador le dio, sino como la verguenza y el terror de una guerra entre hermanos, como los que mi familia tiene, en algun lugar de esta España, desaparecidos.

Antonia dijo...

Se puede sentir la emoción en lo que dices, cuando la memoria histórica afecta de forma directa a los tuyos como es tu caso, Adoyma, y encima de los dos bandos, la respuesta está clara...No conozco lo que dices de Belchite pero voy a buscar esa información.
Creo que todos debemos unirnos a esa causa que es devolver a nuestros antepasados y a sus descendientes una dignidad que merecen y que fué pisoteada en su día.

Un abrazo, Adoyma.

Jaume C. i B. dijo...

Antonia: Recuerdo muy bien la excusa de que no había que abrir heridas, una excusa repetida por algunos dirigentes del PP. Pretender recuperar al abuelo, al padre o al hermano no es abrir heridas. Cierto es que en ambos lados se cometieron barbaridades, pero en el llamado bando nacional la barbarie se institucionalizó. Ya no solo en los bombardeos criminales de los que fueron objeto muchas ciudades, siempre se puede alegar que eso forma parte de la guerra, aunque como barcelonés no acepto que mi ciudad y su población fueran calificadas por Franco como "objetivo militar". Pero lo que a los franquistas más miedo les da es que no pueden justificar que en los 10 años posteriores al fin de la guerra civil se matara a más gente que toda la que había muerto en ambos bandos durante el conflicto. La llamada paz de Franco se levantó sobre miles de muertos ejecutados de un modo arbitrario - en la elección de las víctimas - pero concienzudo - en la forma.

Antonia dijo...

Estoy totalmete de acuerdo contigo. No fué sólo en la guerra sino lo trágico es que tras aquella paz de Franco tan cacareada que cuando yo tenía 10 años veíamos en el NODO, mostrándonosla a través de repetidas imágenes donde el Caudillo o inaguraba pantanos o nos mostraba lo que hacía esa absurda Sección Femenina para reducir a nuestro sexo a unas personas capadas totalmente....tras todo ello no veíamos todos los crímenes y humillaciones que se estaban perpetrando.
Abominable esa etapa de nuestra historia. Imprescindible dar luz a toda esa infamia.
Un abrazo, Jaume.

Felix Casanova Briceño dijo...

Gracias por tus palabras, Antonia. Yo no viví esa época de nuestra Historia. Pero si se que fué una guerra infame como todas, y aún tenemos a personas en nuestro país que defienden al Caudillo pensando que fué una etapa buena para España. ¡por Dios¡, que hubieran sufrido en sus carnes lo que sufrieron muchos desafortunados, e igual cambiaban de parecer. Un Abrazo

sedemiuqse dijo...

habrá que aceptar y comprender lo incomprensible, no olvidar recordar sin fomentar odios,sin sembrar esa semilla, si no volveremos a repetir la historia como hasta ahora. y mirar al frente y abrir la mente a nuevas ideas.
Besos y amor
je

La pintura habla sola.

Antonia dijo...

Félix, gracias por intervenir, veo que tú también te sabes poner en la piel de los otros y entender el dolor y la búsqueda de los que sí tuvieron que ver con el horror de nuestra guerra.
Un abrazo

Sede: "no olvidar recordar sin fomentar odios"....siempre encuentras las palabras adecuadas para dar en la diana. Tienes toda la razón
Un abrazo

maricarmen dijo...

Querida Antonia, no soy partidaria de enterrar hasta no saber, por lo tanto, es bueno toda información, para sacar algo de verdad, en mi caso, mis abuelos tenian 9 hijos, unos eran de derechas otros republicanos y otros anarquistas, se sufrió como se hace en una guerra, e incluso alguno tuvo cargo militar republicano, mas no hubo pèrdidas, suerte porque en Valencia precisamente, los camiones se los llevaban a fusilar al Saler una zona a cinco kilometros de la ciudad, así sin más.

La carcel la montaron en la plaza de toros, y sin comida y amontonados, me cuentan como mi abuela hacia calderos de comida y junto a una vecina le ayudaba a llevarlos a los presos, pero amiga no dejaban que les dieran de comer, pero mi abuela que era mucha abuela, se dirigia a cualquiera de los presos y le decia en valenciano ¡claro¡ sobrino que no te acuerdas de la tía Carmen, aquel abria los ojos atónito puesto que no conocia a aquella mujer, pero captaba, se acercaba y ella a cazos les iva dando la preciada comida.

Las bombas caían, y caían, hambre en la zona no se paso pero si mucho miedo.

Bajas familiares no tuve pero se del dolor de las historias que me han ido contando, no olvidemos que nosotros somos casi hijos de la guerra, aún yo tuve de las ultimas cartillas de racionamiento, era un bebe, y España en esa epoca habian un sin fin de carencias.

Gracias antonia por siempre tu claridad, porque gente como tu se moja, y esa gente me gusta. Un besito muy grande

Anónimo dijo...

Bueno, estoy de acuerdo con Antonia, mi hija, que hay que recordar y buscar a los nuestros, pero, sólo por tranquilidad de saber dónde fueron enterrados, sin crear odios, que bastantes hubo. Yo nací en el 36, gracias a Dios sólo hubo un primo hermano desaparecido,en mi familia, que, por cierto es muy GRANDE, en todos los conceptos, pero sí hubo miedos y encierros voluntarios, por si venían a buscarlos.En casa, nunca se habló de política, ni hubo libertad para comentar tal o cual historia, sí, muy en privado. Yo tengo, incluso hermanos de izquierdas y otros, los menos, de derechas,éramos 9 hermanos y como yo soy la más pequeña, menos me enteraba de nada.
Esta misma mañana, a las siete, he escuchado un programa, en Radio Nacional sobre la búsqueda de familiares en una cuneta, en plena carretara, y estaban nietos y bisnietos de personas allí enterradas y cubiertas con cal viva. De verdad que pone la piel de gallina.Sé que hubo quema de iglesia y muertes y violaciones de parte de republicanos, nadie , creo, que fue feliz en aquella época de escasez, racionamiento, etc. Hagamos porque no volvamos a ver una guerra y respetemos a todas las personas sean de una ideología u otra.Un beso, Antonia.

Nuss Busquets Garcia dijo...

Mami,
Esto me recuerda el trabajo que hice el curso pasado sobre la yaya. Y ¿sabes? lo más sorprendente no fue lo que me dijo ella, que lo fue, sino presentar primera el trabajo en clase y luego escuchar a el resto de la clase. Todos tenían historias que contar, la abuela de Ivette había estado viviendo en una cueva, durmiendo sobre redes y estalviando para comprar medicinas únicamente. En más de una ocasión se me encogió el corazón imaginando semejantes atrocidades. También se me encogió cuando tuve que explicar en tercera persona algo general sabiendo que era concreto. Aquí les hablo a veces de la guerra civil y me siento orgullosa de saber las cosas que sé a la vez que ellos se sienten orgullosos cuando dicen que solo han perdido una guerra y que en realidad no la perdieron pues se retiraron antes de tiempo. Ainsley me ha explicado de las guerras contra corea y Vietnam ¿sabes que eran para impedir que fuesen comunistas? Y siguen sintiéndose orgullosos, orgullosos por una guerra, ¡¿pero como puede existir esta clase de mentes en un país tan bonito como este?!

Te quiero mami.
¡Muchos besos!

P. Ventura Julià dijo...

Mi opinión es que es difícil considerar que hay vencedores y vencidos, lo único que hay son perdedores, perdedores de familiares, de derechos, de libertad, perdedores de sueños, de juventud, perdedores de ilusiones que se truncan……. “No hay ni vencedores ni vencidos, solo perdedores”…… Y si hay que condenar a alguien no es a los que estuvieron en un lado o en el otro, tal vez muchos posiblemente no sabían donde estaban ni porque, sino a los que provocaron que semejante barbaridad sucediera.
Pero este comentario igual como los que se han escrito, no se hubieran producido sin que algo no lo hubiese provocado y este algo es la magnífica obra de Cesc Ginesta. Una obra que ha creado un despertar de conciencias, que hace que nos manifestemos, una obra que cumple con lo que debe ser una obra de arte, transmisora de lo que el artista quiere darnos a conocer y como tal provoca la exteriorización de nuestros pensamientos, una obra que transmite sentimientos, emociones y que sin duda nos ha tocado de pleno.
Una verdadera obra de arte

Antonia dijo...

Mari Carmen, nubecita:

Esas historias quería yo oir, esas que me parecen entrañables, esa plaza de toros con los presos, esa abuela...¿No te han dicho que tienes un gran parecido con tu abuela...ese estilo luchador y solidario y esa calidez, eso está en ti...no lo ves??

Antonia dijo...

Anónima...que no eres anónima, que eres Carmen, mi madre:he oído muchas de esas historias contadas por ti y las explicas con el terror que estaban impregnadas esas historias, el miedo de los que se encerraban por si los venían a buscar...y sí, hubo infamia en los dos bandos y nadie puede decir lo contrario y cierto, todos debemos recordar para no repetir nunca ese dolor.
Un beso, mamá, estoy encantada de que participes, a ti también te gusta escribir.

Antonia dijo...

Nuss:
Encantador tu comentario, me alegra mucho que veas esto, que te impliques en esta guerra que a ti en nada te salpicó y que la comentes con los norteamericanos con los que compartes ahora la vida y la compares con las guerras que han tenido ellos. Creo que a todos nos aporta rememorar para observar los errores
sangrientos que nunca debemos volver a repetir.
Un abrazo y mil besos transoceánicos hasta Michigan para ti, también para Ainsley y família.

Antonia dijo...

Querido Pere Ventura, creo que tus palabras ilustran justamente lo que he querido transmitir y como tú, pienso que Cesc Ginesta fué el que impulsó todo, plasmando en un lienzo algo que volcó toda nuestra capacidad de sentir y recordar, verdaderamente una obra de arte ha de provocar reacciones, respuestas emotivas, si no, no es una buena obra de arte, y ésta lo ha cumplido con crecescomo se puede ver.
Un abrazo, Pere.

Angus dijo...

Quedan muchas cosas por decir, y reconozcamos nuestros pecados otras tantas por callar... que cada cual sea esclavo de sus palabras y guardian de sus secretos. Un afectuoso saludo.

Antonia dijo...

Angus, qué enigmático este comentario. Pensaré en lo que dices.Un abrazo también para ti.

Anónimo dijo...

Ni perdón ni olvido. Cuando se pasa de una dictadura sangrienta a una pseudodemocracia sin un juicio de Nurenberg por enmedio, lo único que puedes encontrarte es a los cachorros de los golpistas rebuznando que es mejor no remover el pasado. Así es en la Argentina postvidela, en Chile postpinochet y aquí. He estado muchas veces en Alemania y a nadie le he leido que se habían hecho atrocidades por ambas partes en la II WWW.
Se debe intentar ser objetivo. Y lo objetivo es que en medio de una democracia un grupo de golpistas revienta un pais, lo utiliza como campo de pruebas para que los nazis alemanes experimenten armas, guerra contra la población civil y métodos de represión y lo hunde durante décadas en el ostracismo. Y lo objetivo es que un gobierno reconocido y salido de las urnas hace lo posible por reprimir un levantamiento militar que intenta disfrazar su falacia de guerra civil. No existe la guerra civil. Los golpistas obligan a alistarse en sus filas a las personas que desgraciadamente están en los territorios ocupados, como hacen los gobiernos africanos con los niños soldados ahora.

Quizás suene fuerte, pero no se puede ser políticamente correcto con quienes no lo fueron en absoluto.

Sakkarah dijo...

No hay nada como la paz, y en ella no cabe el rencor.

Muchos besos.

Antonia dijo...

Anónima P.:
Me parece un poco incendiario tu comentario, creo que si no perdón, cuando en tu família han hecho alguna atrocidad...por lo menos se debe partir de cero...que viene a ser pasar página después de comprobar y dar luz a unos hechos. Respeto muchísimo lo que dices.
Un abrazo!

Antonia dijo...

Sakkarah: la Paz es lo que debe reinar siempre. No hay ninguna causa o por lo menos a mí no me lo parece suficientemente fuerte para que arrancar una vida, que al fin es lo único indispensable.
Un abrazo!

Cesc Ginesta dijo...

Baya!! que sorpresa!! Muchas gracias Antonia por regalarme este post.
Podría debatir muchas cosas de las que aquí se han escrito, aunque no lo haré. Sin embargo, solo dos cosas:

1) La memoria histórica no tiene, en absoluto, nada que ver con el rencor o la venganza que, por otro lado, posiblemente estarían justificadas si se tiene en cuenta que fueron asesinados mas españoles los diez años después de la guerra que durante aquélla.

2) Que en esa guerra de traición a la democrácia y por tanto a la Pátria no hubo vencedores ni vencidos es un cuento chino.
Que se lo pregunten a los que construyeron el Valle de los caídos, si es que queda alguno sin asesinar, o a los que tuvieron que huir a Francia para ser encarcelados en campos de concentración en las playas del sudeste, a los que nunca pudieron afiliarse a la seguridad social, a los que no regresaron del exilio, a los que vivieron un par de décadas con un pie en España y otro en Francia o Portugal.... no quiero extenderme.

Gracias otra vez, Antonia.

Antonia dijo...

Cesc, las gracias te las tengo que dar yo por dejarme emplear tu bellísimo cuadro en mi entrada.Sabes que soy una admiradora de tu pintura.
Desde luego has respondido con la garra que me esperaba.
A veces no se puede perdonar y los asesinados serían los que deben responder y no pueden.
Creo que muchas personas que vivieron la tortura, la humillación y encima la institucionalización de la infamia durante años después de la guerra, esos a los que la dictadura arruinó la vida...esos nunca van a perdonar, en la mayoría de casos.
Yo cuando oigo a la madre de una niña a la que han violado y asesinado decir en los medios que no quiere venganza, sólo justicia, me hago la pregunta a mí misma,si me ocurriera a mí, y, lo siento, yo no pediría sólo justicia sino que en realidad procuraría vengarme del asesino sin pensármelo dos veces y nunca lo perdonaría en mi mente.
Un abrazo, Cesc.

Cesc Ginesta dijo...

De todas maneras, y aunque nunca nadie jamás me lo ha comentado y debo suponer que porque no lo ha advertido, en mi cuadro también está la tabla de los Mandamientos de la Ley de Dios. Son sin duda y cuando menos una lectura sana que no perjudica, aunque desfasado alguno de sus artículos en el tiempo.....

TORO SALVAJE dijo...

Estoy de acuerdo en que todas esas barbaridades tendrían que haber sido reparadas.
Y si los causantes de las mismas vivieran deberían pedir perdón por todo el dolor causado.
De uno y otro bando, aunque está claro quien se alzó contra la legalidad, quienes fueron los golpistas y los que originaron esa masacre.

Pero dicho ésto también digo que es una desvergüenza la utilización política de la guerra civil para fines electoralistas. Sobre todo si tenemos en cuenta que los socialistas de aquella época es probables que volvieran a morirse pero de vergüenza y asco si resucitaran y comprobaran lo que han hecho algunos con el nombre del partido y con las ideas por las que dieron la vida.

Besos.

Antonia dijo...

Cesc, supongo que los Mandamientos de la Ley de Dios, pintados en tu cuadro, tienen que ver con la Guerra Civil que nos ocupa, ya que se hizo justamente lo contrario de lo que en cada mandamiento se pregona.Se mancilló cada uno de ellos.

Antonia dijo...

Toro salvaje, está claro que quien provocó la masacre fué el Alzamiento y se cargó la Democracia.
En cuanto a los socialistas, no todo está perdido, sigue habiendo gente que de verdad sigue siendo honesta, aunque sí, tienes razón cuando dices que se ha utilizado para fines electoralistas el tema de la guerra civil.
Besos

Cesc Ginesta dijo...

Toro salvaje..... lee detenidamente el comentario anónimo anterior mas próximo a tu post. Está todo muy bien explicado.

Aquí nos faltó efectuar la "limpieza nacional", léase, Nüremberg......

Por mi parte, doy por terminada mi intervención aquí.

Basurero Usurero dijo...

La historia de la guerra civil es fundamental para entender el país que son hoy en día. Suerte.
http://basurerousurero.blogspot.com/2009/05/guerra-progreso.html

TORO SALVAJE dijo...

Estoy de acuerdo con Anónimo.
Totalmente.

Pero me sigue indignando que alguien utilice los muertos para seguir en la poltrona.

Antonia dijo...

Basurero usurero: ...uf te has puesto un nombre con mucho peso enciama...eh???
Creo que tienes razón, se debe primero uno informar muy a fondo sobre la guerra civil y así cada uno puede extraer sus propias conclusiones.
Gracias por pasearte por mi blog.
Un abrazo!

Jorge Ángel Aussel dijo...

Escasea el altruismo entre los seres humanos, si fuésemos más altruistas, pensariamos un poco más en los demás y así estaríamos pensando también en nosotros. Pero si apenas nos queremos ¿cómo vamos a querer a nuestros semejantes? No hacemos las cosas hasta que nos pasan a nosotros o nos tocan bien de cerca, sin darnos cuenta que el otro es como yo, y que tenemos que pensar en conjunto.

Mis saludos desde Ángel Poético.

Antonia dijo...

Hola Jorge, es bonito lo que dices, pienso como tú, primero hay que quererse a sí mismo para entender que el otro siente como nosotros y es tan difícil que eso ocurra a veces....
Un abrazo y gracias por pasarte por mi blog.

Ana Tapadas dijo...

Amiga Antonia:
Sempre ausente, porque a vida me absorve cada segundo, mas sempre presente para ler-te!
Vou levar o selinho gentil, obrigada.
Pela memória histórica teríamos tanto que dizer! No meu país há a técnica do avestruz:cabeça na areia para a guerra colonial, cabeça na areia para tudo o que contrarie...
Monogâmica, claro, senão pela natureza sempre pelo amor ao outro: que escolhi para par.
Beijjinho

Ana Tapadas dijo...

Já coloquei o selo no meu blogue com um pequeno texto para ti!
beijinho

Chesana dijo...

Había leído tus comentarios en otros blogs pero nunca había entrado aquí. Llevo ya un rato leyéndote, a tí y a los comentaristas. No voy a entrar ahora a comentar lo de la "Memoria histórica" aunque estoy de acuerdo con tu planteamiento; en mi blog escribo sobre esto de vez en cuando, y te puedo decir que en algunos foros en los que entro a leer se oye cada cosa...

Me gusta lo que estoy leyendo, así que volveré. Podría decir más cosas, pero de momento dejémoslo aquí.

Un abrazo (si me lo permites).