Piazzola

&autoplay=1

sábado, 4 de julio de 2009

¿Por qué mucha gente no es feliz cuando sus necesidades están cubiertas.?...Me he preguntado muchas veces por qué se genera una Depresión, no es siempre igual, muchas veces la persona sufre tantas presiones sociales, económicas, pérdidas de seres queridos o cuidado contínuo de una persona incapacitada, catástrofes, enfermedades , dolor, pérdida de algúna capacidad o sentido.....eso pulsa al ser a no estar alegre....puedo meterme en esos padeceres pero, no puedo meterme en la piel de aquella persona que me dice durante años que se siente vacía, que no logra entender el mundo y que el mundo no la entiende, que no vibra con nada , que nada le llama la atención, que no siente alegría, cada año,cada mes, cada día cada hora!!!!.....leo blogs que reflejan situaciones de estas, soy médico, sé que existe ese sentir, me lo creo pero......es tan difícil meterse en la piel de un deprimido......me es tan fácil a mí, renegar de algo que me ha salido mal y después meterme en el coche, ponerme la marcha de El Barón gitano de J. Strauss y pasárseme el mal humor del momento, sentirme en armonía con la vida, la "ginesta " que veo por la ventana es inmensamente amarilla y bella , la música me hace dirigir la orquesta con los brazos! y me siento tontamente feliz, es un hecho, no sé....puede que sí, que tal como dicen algunos, venga de dentro la felicidad, a mí la felicidad me la dan tantos momento mínimos: encuentro un e mail de un amigo en el ordenador, me llama Darling mi amiga y me río, veo mis ciclámenes espléndidos crecer,como una corneta de Vilanova,es fácil, no sé,fácil.
Ojalá pudiera yo tener una varita mágica, y no el Prozac, para que les fuera tan facil vivir a mucha gente......sería muy gratificante poderlo hacer, a mí me gustan tantísimas cosas en la vida, siento tanta curiosidad ...y me gusta tanto aprender...pero no debe ser eso, es una cosa interior....y eso debe ser cierto porque el día antes de la menstruación bajo un poco el nivel, y eso debe ser de las hormonas, pero remonto al día siguiente, a veces es un marcador: si veo que las paredes están terribles porque hay que pintarlas y que los cojines están deshilachados y.....es que he bajado de moral y mañana toca menstruar....es divertido y todo.

3 comentarios:

Cesc Ginesta dijo...

Tu capacidad de reacción ante la adversidad está mas que demostrada tal como explicas, y eso está al alcance solamente de unos cuantos seres superdotados que forman un especímen del cual tu formas parte.

Por éllo, solamente me queda felicitarte.

Enhorabuena.

Cesc.

picaro dijo...

Anoche dejé aquí un comentario, pero mi ordenador se quedó pillado, como ocurre con muchas personas, y finalmente desistí.
Venía a decir que sigo sintiéndome totalmente identificada con lo que escribes, que curioso, no deja de parecerme increible.
Depresiones?, soy afortunada, nunca he tenido ninguna, aunque si un inicio de depresión, así que entiendo a las personas que la padecen.
Me ha pasado un par de veces, de momento y sin saber por qué he comenzado a sentir una tristeza inmensa, un no tener ganas de levantarme por la mañana, un todo me da igual y mi vida no tiene sentido.
Afortunadamente he reaccionado, creo que te pilla o no te pilla según tu carácter, siempre he dicho que "las depresiones hay que comérselas con patatas", primero analizar el por qué estoy triste, saber que nos pasa es importante, es la mitad de la solución, y después remediar la causa si está en nuestra mano. Si no es posible, si el problema es gordo, como males mayores, enfermedades, muerte de seres queridos...pues hay que aprender a vivir con ello, pero sobretodo aprender a vivir, más que nada porque no tenemos otra otra oportunidad.
No es como cuando haces la paella y se te pasa, o en mi caso pinto un cuadro y no queda bien y pensamos que la próxima vez trataremos de hacerlo de otra forma, no, no hay próxima vez, así que aprendamos a vivir, día a día, minuto a minuto, seamos felices, solo depende de nosotros.
Saludos.

Antonia dijo...

Sí, creo que eres de mi gremio, la tristeza sí, a veces pero,antes que pase a Depresión, nos la comemos con patatas....piensa que mi marido murió con 40 años cuando teníamos dos preciosos bebés y una casa por la que habíamos luchado....y lloré y lloré pero segui brindando por la vida y así lo hago.
Un beso, Paqui.